Área de Clientes   info@plaguefit.es    674358654 - 629735187
Certificados

Control de moscas en empresas de alimentos


Un adecuado control de plagas en alimentos es indispensable, no solo a causa de lo que estas consumen e inutilizan, sino también debido a la contaminación imperceptible que pueden ocasionar con la orina, heces fecales, saliva e inmundicias que transportan adheridas a las patas u otras partes del cuerpo. Todo este proceso es responsable, con frecuencia, de importantes pérdidas económicas para los empresarios que fabrican, trasladan y almacenan productos comestibles.

Por otro lado, las plagas se convierten en un grave riesgo para la salud de la gente, porque actúan como vectores o agentes de propagación de microorganismos patógenos que producen serias enfermedades. Su presencia resulta extremadamente desagradable y pueden ser responsables incluso de una mala imagen y de la pérdida de la reputación de un local hostelero, por lo que deben combatirse con todas las herramientas y mecanismos de erradicación posibles.

Definimos con el término de plaga a cualquier ser indeseable de origen animal o vegetal (roedores, insectos, arañas, aves, maleza, etc.) que, durante su búsqueda de fuentes de alimentos, agua e incluso de lugares donde refugiarse, invaden los espacios dedicados a las actividades humanas. Dentro del grupo de las voladoras destacan las moscas, por su poder para importunar a la gente y provocar graves trastornos a la salud.

¿De verdad las moscas resultan tan dañinas?

Sí, nunca se exagera cuando se habla de los males asociados a esta especie. Para empezar, es necesario mencionar su impresionante capacidad de reproducción, puesto que una pareja puede dar origen a alrededor de 300 000 millones de individuos en una temporada. Y cada uno de ellos es potencialmente capaz de producir síntomas tan peligrosos como las diarreas y los vómitos asociados al cólera, que inclusive es responsable de fallecimientos dentro de los grupos de mayor riesgo.

Asimismo, la debilidad general, dolores de cabezas y otros malestares provocados por la fiebre tifoidea o los calambres abdominales, fiebre y demás síntomas de una disentería amebiana, pueden ser el resultado de alimentos contaminados por las moscas. Enfermedades adicionales de las que podemos hacerlas responsables son la salmonelosis y el tracoma, sin mencionar su participación en la propagación de parásitos, como por ejemplo, lombrices y hongos patógenos.
 


¿Cómo se controlan las plagas en la insdustria alimentaria?

Las fábricas procesadoras de alimentos necesitan de una atención profesional para el control y exterminio de las plagas, ya que en sus instalaciones estos bichos encuentran los ingredientes perfectos de su ingesta y, además, por lo general, existen abundantes y buenos escondites donde pueden pasar inadvertidos. En este sentido, los mecanismos que utilizamos en Plaguefit han sido legalmente certificados para garantizar la higiene ambiental.

El sistema de análisis de peligros y puntos de control crítico (APPCC) contempla las siguientes fases para certificar la inocuidad de una empresa de alimentos: revisiones periódicas y exhaustivas del lugar junto con su correspondiente análisis, identificación y gestión de las plagas encontradas, si las hubiere y, por último, documentación y seguimiento continuo a las actividades ejecutadas. Pero, por supuesto, el procedimiento idóneo básico es la prevención.

¿Cómo impedir la presencia de moscas?

Estos insectos voladores se asocian comúnmente a la falta de higiene, por lo que el fundamento de la gestión tiene que basarse en una limpieza adecuada. En las plantas de manufactura y envasado de productos alimentarios debe haber una prevención de tipo estructural, como la regulación térmica y odorífera interna o los mecanismos de protección de las áreas de acceso, es decir, puertas, ventanas y canales de ventilación. Las mallas mosquiteras resultan muy útiles en estos casos.

En lo que respecta a las puertas, se requieren sistemas que permitan minimizar el tiempo que se encuentran abiertas, como los de apertura y cierre veloz automatizado o de doble cerramiento con espacios estancos intermedios antes del ingreso a la planta industrial propiamente dicha. Otra opción más económica para aquellos lugares en donde los accesos son libres sería la instalación de cortinas de aire o de tiras transparentes verticales de plástico.

Es recomendable, además, sellar las grietas que permitan la entrada de las moscas. Otras medidas se relacionan con las rutinas de trabajo en sí, como por ejemplo una higienización apropiada de las zonas exteriores a la fábrica; y, de manera muy especial, el cuidado de los desechos orgánicos, sólidos y líquidos, para que no produzcan malos olores en el lado de afuera de las instalaciones, unido al uso de contenedores limpios que se cierren herméticamente.

Tiene problemas con moscas, confíe en profesionales de control de plagas en la industria alimentaria. 

PLAGUEFIT puede ayudarle, PLAGUEFIT puede asesorarle, contacte con nosotros

PLAGUEFIT CONTROL DE PLAGAS.

Etiquetas
Diseño y Desarrollo web Im3diA comunicación

Una cookie o galleta informática es un pequeño archivo de información que se guarda en su navegador cada vez que visita nuestra página web. La utilidad de las cookies es guardar el historial de su actividad en nuestra página web, de manera que, cuando la visite nuevamente, ésta pueda identificarle y configurar el contenido de la misma en base a sus hábitos de navegación, identidad y preferencias. Las cookies pueden ser aceptadas, rechazadas, bloqueadas y borradas, según desee. Ello podrá hacerlo mediante las opciones disponibles en la presente ventana o a través de la configuración de su navegador, según el caso. En caso de que rechace las cookies no podremos asegurarle el correcto funcionamiento de las distintas funcionalidades de nuestra página web. Más información en el apartado “POLÍTICA DE COOKIES” de nuestra página web.